Archivo de la categoría: Barcino

El puerto romano de Barcino

Barcelona_el_1563_Anthonis_van_den_WyngaerdeEl puerto romano de Barcino ofrece  las mismas dificultades que el puerto Antiguo. No hay una evidencia clara de su ubicación ya sea por las fuentes o por los  restos arqueológicos pero dada la importancia de la ciudad tuvo que existir un puerto. O mejor dicho dos puertos.  En el trabajo sobre el puerto Antiguo  se vio donde estaba ubicado el originario puerto, en lo que entonces era el estuario del Llobregat. Este puerto refugio era un abrigo natural que permitía el resguardo de naves y se encontraba además en una encrucijada donde confluyen vías terrestres, amén de contar con un rico hinterland. Las sucesivas llegadas de materiales aportados por los ríos, riachuelos, barrancos de la costa y por las corriente y marejadas fueron acreciendo las arenas  retirándose el mar poco a poco hasta que el puerto quedase cegado imposibilitando el fondeo.  Junto a ello  cabe unir la ubicación de la nueva ciudad o mejor dicho de la nueva colonia romana Iulia Augusta Paterna Faventia Barcino.  Esta colonia se estableció en lo que era el  monte Taber a unos veinte metros de altura[1] y que posiblemente fue un poblado íbero y que sería la actual plaza Sant Jaume. Para entrar de lleno en el tema recurriremos a  Vitrubio el cual indica en De Architectura, en el libro V Capítulo XII, Los puertos y Astilleros, las características de los puertos: No debemos pasar por alto las ventajas que proporcionan los puertos; por tanto, debemos ahora explicar cómo proteger las naves, en caso de tormentas. Si los puertos están favorablemente colocados de modo natural, han de tener unos acróteras o promontorios salientes, que irán formándose siguiendo la naturaleza del lugar, dibujando unas curvaturas o senos, ya que tal estructura parece ofrecer magníficos resultados. En torno al puerto se levantarán las atarazanas, o bien unos accesos que posibiliten la entrada al mercado; deben colocarse unas torres a ambos lados y desde estas torres, por medio de unas máquinas, se facilitará el que se crucen unas cadenas. Si, por el contrario, no contamos con un lugar natural adecuado para proteger las naves durante las tormentas, debe procederse así: si no hay ningún río que lo impida sino que contamos con un cabo de tierra firme, se establecerán unos malecones; en la otra parte se prepararán unos muelles o espolones de mampostería o bien de diversos materiales, y así se formará la bocana del puerto. Los trabajos de albañilería que se realicen bajo el agua se llevarán a cabo procediendo de la siguiente manera: se traerá la tierra, que se encuentra desde Cumas hasta el promontorio de Minerva, y se mezclará haciendo un mortero con dos partes de esta tierra y una de cal. Posteriormente, en un lugar que ya se habrá determinado, se sumergirán unos armazones o cajones hechos de estacas resistentes de roble, bien sujetas con cadenas y se asentarán sólidamente; a continuación, la parte más profunda que quede bajo el agua se nivelará mediante unos pequeños maderos, se limpiará bien y se irá llenando con la mezcla del mortero y con piedras, como antes hemos dicho, hasta completar los huecos de los trabajos de albañilería que queden entre los cajones o armazones. Esta es la ventaja natural que ofrecen los lugares que hemos descrito. Pero si por causa del fuerte oleaje o por el ímpetu del mar abierto no se pudieran mantener tales armazones bien sujetos, entonces prepárese una plataforma lo más sólida posible desde tierra firme, o bien desde el malecón. Dicha plataforma se construirá a nivel, completamente plana un poco menos de la mitad de su longitud y, la parte que quede contigua a la costa, deberá tener una ligera inclinación hacia el agua. Después constrúyanse unas aceras o márgenes de un pie y medio aproximadamente, junto al agua del mar y junto a los lados de la plataforma, al mismo nivel que la parte llana, antes descrita. Este declive se irá llenando de arena hasta alcanzar el nivel de los márgenes o aceras y el nivel de la parte llana de la plataforma. Levántese a continuación una pilastra del tamaño que previamente se haya establecido y colóquese sobre esta superficie plana. Levantada la pilastra, déjese al menos dos meses para que se vaya secando. Entonces se cortará el borde que retiene la arena y ésta se irá deshaciendo por efecto de las olas y hundirá la pilastra dentro del mar. Procediendo así, será posible avanzar mar adentro cuanto sea necesario.

Trirreme

En los lugares donde no hubiere esta clase de arena, se procederá así: en el lugar que haya sido fijado colóquense unos armazones o cajones dobles, fuertemente atados con pequeñas tablas y con cadenas; entre las cadenas se asentarán unos cestos de enea llenos de ova pantanosa. Cuando todo quede bien asentado y perfectamente prensado, se irán vaciando, achicando el agua del lugar donde se ha fijado la cerca, mediante unas cócleas, ruedas y tornos; exactamente en ese mismo lugar se ahondarán los cimientos. Si el lugar fuera terroso, se irá vaciando y secando hasta encontrar un piso sólido y firme, que siempre será más ancho que el muro que posteriormente se elevará; toda la obra se rellenará de mampostería de piedras, cal y arena. Si, por el contrario, el lugar fuera muy poco firme y blando, se clavarán unas estacas de álamo, endurecidas al fuego, o bien de olivo y se rellenará todo con carbones, como hemos dicho al tratar sobre los cimientos de los teatros y de los muros de la ciudad. Posteriormente se levantará un muro de piedras talladas, con muy pocas uniones para que las piedras intermedias queden perfectamente ensambladas por las junturas. El espacio que medie entre el muro se rellenará con cascotes o bien con mampostería. Así posibilitaremos el que se levante encima incluso una torre. Concluidas estas obras, veamos la estructura de los astilleros, que preferentemente quedarán orientados hacia el norte; si se orientaran hacia el sur, debido a los calores se generará la carconia, polillas, gusanos y diversas clases de animalejos nocivos que se van nutriendo y perpetuando su especie. Tales estructuras no deben ser de madera, por el peligro del fuego. No podemos delimitar sus dimensiones, ya que los arsenales deben construirse con una capacidad suficiente para permitir atracar a naves mayores; si fueran varadas naves bastante grandes, los astilleros ofrecerán un espacio suficiente para que se puedan amarrar sin ningún problema. En este libro he ido describiendo los elementos necesarios para los edificios públicos en las ciudades, tal como lo iba pensando. He descrito la manera de construirlos y de concluirlos. Expondré en el siguiente libro las ventajas y las proporciones de los edificios privados o particulares. El texto nos da una clara pista de que el puerto de Barcino era un puerto natural, pues no hay evidencia arqueológica de obra alguna en  ese periodo. Ahora bien ¿dónde se ubicaría el mismo. No podemos precisar con exactitud su ubicación, si podemos tener una idea de la misma,  ya  que no se trataba de un puerto artificial con los restos materiales que puede dejar este. Varías son las hipótesis indicando que se ubicaría alrededor de la actual plaza del Duque de Medinacelli, la plaza de Antonio López, Pla del Palau, la zona de la estación de Francia y como no las Ramblas. Veamos en primer lugar como era la línea de costa y entorno en ese periodo que no olvidemos abarca un espacio de cuatrocientos años.  Barcino era un entorno boscoso y abrupto, rodeado de viñas, olivos y campos de cereales con abundancia de ganado ovino y con actividad pesquera confeccionándose el garum romano y los silos hallados en Montjuïc evidencian una actividad comercial de exportación y la zona contaba con un buen suministro de aguas potables. Varios poblados íberos se levantaban en la zona así como villas romanas como Baetulio y  Favencia. Las rieras, eran abundantes debido a sus ubicación frente a Collserola y las abundantes colinas existentes.

Ostia

Járrega Domínguez en su muy buen trabajo  El port Romà de Barcino (Barcelona) i Praefectus Orae Maritimae Laeetanae. Un posible portus comercial hace una muy buena descripción de lo que sería la línea de costa. Inicialmente  se ha podido demostrar  mediante argumentos geológicos, la existencia de una playa  que se iniciaba en Sant Pau del Camp y seguía por las actuales calles Tàpies, Nou de la Rambla, plaza Reial, Escudellers, Avinyó, Regomir, Gignàs, Àngel Baixeras llegando a Santa Maria del Mar, Bonaire hasta los arenales de Santa Anna. Un hecho constatable de ello, es la erosión  de la base  de la torre redonda ubicada en la plaza dels Traginers. A la vez se sabe de la existencia de tres pequeñas colinas, el Puig de les Falzies donde se ubica la LLotja, els Codeals o Morro del Codolar, plaza de Medinacelli (Registro Civil y Gobierno Militar) y más en el interior el Cogoll donde se alza el monasterio de Sant Pere de les Puel.les y la formación de unas barras arenosas conocidas como Tasques situadas a Levante y precedentes de la conocida isla de Maians.

Estas colinas, pequeñas realmente, y las barras ofrecerían  un buen abrigo especialmente de los temporales de Levante pudiendo los buques varar  y la profundidad de las aguas era suficiente para que  buques con calados de cuatro a cinco metros pudiesen fondear.  Veamos ahora los restos arqueológicos. Járrega cita la protuberancia[2] de la muralla tardoromana[3] a la altura de las calles Regomir y Gignàs y que representa una planta cuadrangular  y que se ha interpretado como un elemento de control militar del puerto y conocido como Castell de Regomir. Otro elemento relacionado con esta construcción es la existencia de unas canalizaciones hidráulicas en la calle Regomir y que hace suponer que estamos ante un gran depósito de agua dulce para los servicios portuarios, algo común en las instalaciones portuarias romanas   Por otro lado en la calle Regomir se ubicaron los primeros astilleros medievales y como bien dice Vitrubio, en torno al puerto se levantarán las atarazanas, lo que hace pensar que los primero serían los sucesores de los astilleros de Barcino.

DossierAntiguitatTardana-068
La protuberancia es bien visible

Carta Arqueológica de Barcelona

 

¿Cual sería pues la ubicación del puerto? No se puede decir con exactitud una ubicación, pues ya hemos indicado que nos estamos refiriendo a un periodo de cuatrocientos años, pero Luis Conde Moragues[4], analizando los grabados de Van Wyngaerden nota la

Barcelona_el_1563_Anthonis_van_den_Wyngaerde
Barcelona desde el mar, según Van Wyngaerden

existencia de un saliente arenoso  e indica en muy recientes intervenciones arqueológicas (…) bajo la casa nº 9 del paseo de Colón se han localizado estructuras de piedra identificadas como un dique o muelle del puerto romano paralelo a la línea del mar. El saliente de la playa, al sur y muy cerca del Portal del Mar medieval y de Santa María del Mar parece ser el único indicio de una posible escollera de origen pre medieval que en los siglos XV y XVI estaría sumergida en la arena y en el agua. No es probable que esta posible estructura fosilizada, bajo el saliente arenoso de la playa, se construyera en los tiempos muy difíciles de los siglos V al XI, dominados por la decadencia del Imperio Occidental, el reino visigodo, la invasión musulmana y el difícil arranque de la Reconquista. Lo que nos lleva a considerar un posible origen romano imperial, en el apogeo de una Barcino rica y muy activa exportadora. Esta muy antigua estructura (…) estaría en el lugar justo para dejar fuera del puerto a los sedimentos procedentes de la desembocadura del Merdançar ( la riera que hasta el siglo XVI descendía por la posición actual de la Vía Layetana).  La ubicación creo es acertada a falta de más evidencias,  pues el mismo Jaúregui[5] deja abierta la posibilidad de que la isla de Maians fuese artificial y que pudiese albergar un faro…pero la supuesta existencia de la construcción choca con el hecho de que las fuentes no citen esa construcción y no nos referimos a las romanas o tardoromanas si no a las mismas tardomedievales, ya que las primeras fuentes  sobre  la construcción de un muelle se remontan al 19 de Abril de 1434 en que el Consell de Cent, nombró una comisión para el estudio de una posible construcción de  un puerto en las Tasques sin indicar nada sobre una anterior construcción de la que se tendría conocimiento y parece ser más un aporte de sedimentos de las rieras.

863251111111
Escribir una leyenda

Así pues la ubicación del puerto sería en un principio y por lógica  delante del Mons Taber,  enfrente al portal del mar Medieval y de los restos de las termas del puerto, extramuros, a la salida del decumanus bajo la actual calle de Regomir, como bien dice Conde Moragues y  contar con la profundidad suficiente pero no sería el único pues el Pla del Palau, la zona de la estación de Francia podría haber sido zonas de fondeo  a medida que la ciudad crecía.


 

[1] La placa del Centre Excursionista de Catalunya indica 16.9 metros

[2] El port Romà de Barcino (Barcelona) i Praefectus Orae Maritimae Laeetanae. Un posible portus comercial, .

[3] Finales  del siglo IV e inicio del  V de Nuestra Era.

[4]  Barcino colonia romana: preguntas abiertas y algunas repuestas.

[5]  El port Romà de Barcino (Barcelona) i Praefectus Orae Maritimae Laeetanae. Un posible portus comercial,


Bibliografía

Anuncios

El puerto antiguo de Barcelona.

Poco o muy poco sabemos sobre el puerto Antiguo de Barcelona. Las evidencias son prácticamente arqueológicas y las fuentes escritas se refieren a simples descripciones griegas de Estrabón y Ptolomeo  y romanas, como la de Avieno, Pomponio Mela,   Plinio . Lo que sí es unánime es su ubicación. Esta es a poniente de la montaña de  Montjuïc, distante de la actual línea de costa, en lo que sería el entonces estuario del Llobregat hoy Can Tunis. Avieno en su Ora  Marítima  hace la breve descripción del litoral barcelonés de esta forma: Et Barcilonum amoena sedes ditum; Nam pendit illic tuta portus brachis, uverques semper dulcibus  bellus aquis[1] y el deleitoso emplazamiento de las ricas Barcilonas , pues allá un puerto despliega brazos seguros y la tierra está siempre irrigada por aguas dulces[2].  Siguiendo con las fuentes[3] Pomponio Mela en De Chorographia, Inde ad Tarraconem parva sunt oppida Blanda, Iluro, Baetulo, Barcino, Subur, Tolobi; parva flumina Baetulo; juxta Jovis montem Rubricatum in Barcinonis litore inter Subur et Tolobin, majus, que con las debidas reservas, debido a su puntuación, se puede traducir desde aquí a Tarragona se encuentran las pequeñas ciudades de Blanda (Blanes), Iluro (Mataró), Baetulio (Badalona), Barcino, Subur (Sitges?), Tolobi (Martorell?) los pequeños ríos Baetulio (Besós) junto al monte Júpiter (Montjuïc), Rubricatum (Llobregat) en el litoral  de Barcino, entre Subur y Tolobi, majus[4]. El texto es del siglo I d.C. y da a entender de la existencia de una pequeña ciudad, Barcino al otro lado de la montaña de Montjuïc, a poniente,  junto al río Llobregat. Ptolomeo en el siglo II d.C. señala  en la costa de los Laietanon (Laeetanorum) a Barkinon (Barcino) con las coordenadas 17º 15´- 41º, la desembocadura del Rubricati con 17º 30´- 41 y Baetulon 17º 50´- 41º, es decir, la misma latitud para los tres puntos y en lo tocante a longitud sitúa la desembocadura del Llobregat entre Bracino y Baetulon. Recordaremos que para Ptolomeo era meridional toda nuestra costa mediterránea. Este texto nos llevaría, guiados por las coordenadas, a situar Barcino muy a la izquierda, junto al río Llobregat. Si se trata de  de la ciudad del monte Taber, del núcleo de la actual Barcelona, habría de invertir las coordenadas de Barcino y de la desembocadura del Rubricati; con esta inversión estarían de acuerdo las longuitudes y latitudes citadas[5]. Un texto epigráfico descubierto en 1903, en la barriada de Casa Antúnez menta al duunviro quinquenal Caius Coelius, constructor de  muros, torres y puertas, c(aius) coelius atisi f(ilius) / ii vir quin(quennalis) mur(um) / turres portas / fac(iendas)      coer(avit), lo que hace suponer la construcción de algún tipo de fortificación para la defensa de un emplazamiento portuario. Esta cita nos permite ahora trabajar con las evidencias arqueológicas.

02-barcino-caiuscoeliusatisis288152291

 Los primeros pobladores del área de Barcelona fueron los íberos. Estos constituyeron las primeras comunidades estables y su costumbre era erigir poblados sobre colinas, abundantes en la zona y con alturas entre los cien y los trescientos metros, como son Monterols, Turó de la Rovira, Turó de la Peira, Putget y el más importante fue el que se estableció en Montjuïc[6].  Este último sería el de mayor importancia, dada su situación estratégica ya que dominaba ampliamente la zona y especialmente el delta del Llobregat. Járrega Domínguez en su trabajo El port romà de Barcino (Barcelona) i el praecfetus orae maritimae laeetanne. Un posible portus comercial indica que posiblemente dicho poblado sería la capital de Laietana y que es candidato a ostentar el nombre de Barkeno o Barcino que posteriormente adoptaron los romanos[7]. La zona era visitada ya por fenicios y griegos por lo que el comercio sería una de las actividades principales y el poblado el eje comercial de la zona donde llegarían excedentes agrícolas del rico hinterland de la zona.

Prueba de ello es el descubrimiento en 1928 a pie de  Montjuïc, en su zona meridional, en concreto en la calle Ferrocarrils Catalans, Pont de  l’Esparver, unos silos y en 1946 se inician los estudios que posteriormente seguirán en 1984, 1987 y 1990. El lugar se halla se halla a un kilómetro y medio  de la costa actual pero coincide con la hipotética línea de costa  de los siglos VI y II a. C. Los silos  están construidos con materiales cerámicos ibéricos y  con una capacidad de más de cien metros cúbicos. Los estudios[8] sobre los mismos indican que estaban destinados al almacenamiento de cereales para el comercio por vía marítima. Una idea de su capacidad es que permitirían el abastecimiento de grano para 245 personas durante un año.Otra evidencia arqueológica es la existencia de una cantera romana en la zona de Montjuïc, de nuevo en la zona meridional, de donde se extraía la denominada piedra  de Montjuïc, empleada para la construcción de monumentos. Járrega Domínguez[9] arguye que sería lógico que las piedras extraídas se embarcaban en lo que fue el antiguo puerto ibérico.

Otro argumento para creer que en la zona se ubicaba el puerto, es la toponimia con el término Port[10] pues en esa zona se erigió  la iglesia de Santa María del Port por el legado de Ermerganda, hija de Borrell I, conde Barcelona y que Joan Alemany[11] unos de los mejores estudiosos del puerto de Barcelona, indica que la iglesia de Santa María del Port, según descripciones, tenía en sus muros exteriores unas argollas que pudieron haberse empleado para el amarre  de embarcaciones, el Castell del Port, del que se tiene noticia ya en 1030 y abandonado en 1460, Estany[12] del Port[13].

Así pues estamos ante un puerto a poniente de Montjuïc y que se trataría de un buen refugio natural, pero analicemos las distintas variaciones de la costa para entender mejor su ubicación. Jaúregui,  Alemany y Novoa son los que de una forma más sencilla han descrito la evolución de la línea de costa de una forma muy sencilla.  La línea de costa ha sufrido importantes cambios de posición como consecuencia de tres tipos distintos de   fenómenos geológicos: primero, movimientos de elevación y descenso de la plataforma continental o movimientos eustásticos, segundo elevación y descenso del nivel del mar como consecuencia de las glaciaciones o deshielos y por último, ampliación o retroceso de la costa por la dinámica de los sedimentos. (…) Montjuïc habría sido una isla (emergida en el Terciario) que se unió a tierra firme  por medio de un gran tómbolo a finales de esta era. La costa del área de Barcelona formó entonces una amplia bahía , entre Montjuïc y Montgat,a una distancia  muy considerable de la situación en que se encuentra en la actualidad. Por último la costa avanzó  hacia el mar  en la última glaciación (Würm) y desde entonces sus cambios de posición se deben a la lenta elevación del nivel del mar y a los depósitos sedimentarios aportados  por los ríos y rieras de la zona y movidos y repartidos longitudinalmente en la costa por la dinámica litoral [14]. Esta dinámica litoral es quizá el de más importancia y en concreto a la aportación de sedimentos. Jaúregui hace una extensa pero muy didáctica explicación. Indica que los movimientos del mar producen sobre el litoral efectos de dos clases, corroen las costas y transportan materiales  sueltos de las orillas; los efectos de corrosión tienen la ayuda de diversas acciones atmosféricas y climáticas sí como de ciertos fenómenos geológicos en determinadas regiones marítimas; los de transporte vienen auxiliados, a veces por los vientos, las  mareas y las corrientes. Los materiales sueltos provienen de la corrosión y de los acarreados del interior por las corrientes fluviales de toda clase, desde el más caudaloso río hasta el más pequeño barranco. Todos ellos sufren bajo la acción del mar una trituración constante y son transportados a lo largo de la costa. Admitiremos por ser ello lo más probable, que el régimen de vientos,  mareas y corrientes a que está sometido hoy día este litoral es el mismo que ha imperado durante siglos.[15] Para ello muestra un croquis, que a pesar del tiempo transcurrido es uno de los mejores, e indica que para llegar a la orilla actual se ha tenido que cegar los entrantes  desde Garraf a Montgat cerrando cualquier abrigo natural.

Croquis A-001
Memoria del Puerto de Barcelona, 1930-1935.

Croquis A

 

 

Examinado la costa en el dibujo se observa  que desde Montgat a las costas de Garraf sobresalía como un cabo el Montjuich, monte de unos 200 metros de elevación. Al S. de este saliente se aprecia que hubo una amplísima bahía  en la que han desembocado desde tiempos remotísimos el río Llobregat y numerosas rieras, y al N.E. otra más pequeña en la que desagua el río Besós (…) Los materiales sufren, en general, un doble transporte de N.E. a S.O. y de S.O. a N.E. (…) y que todo obstáculo natural o artificial que proyecte la costa modifica localmente este régimen con las consecuencias consiguientes. El transporte de N.E.a S.O. ha sido predominante en el gran seno que desagua el Besós, avanzando desde este rumbo las arenas (…) nada de particular tiene que cuando no había  obstáculos en la playa   las arenas tendiesen a rebasar el saliente de Montjuich y al rebasarle formasen lo que se llama una punta o flecha de arena. El paulatino aumento de materiales aportados por los ríos, riachuelos, barrancos, etc., de la costa (…) y el transporte en la misma  por las corriente y marejadas han ido acreciéndola, retirándose el mar poco a poco. Aplicando la teoría del relleno de bahías o ensenadas por estos aportes (…) podemos suponer (…) por ejemplo en los siglos V VI antes de J.C., una situación de la orilla del mar como la indicada en el croquis (…). Pudo formarse (…) una punta o flecha de arena, continuación  hacia el S.O. del saliente de Montjuich, dejando a su redoso una superficie de agua abrigada donde está hoy Santa María del Port y ruinas del Castell del Port (…) Con la formación solamente de esta punta, brazo o flecha de arena, hubo suficiente para  tener un abrigo marítimo.[16] Así se puede concluir que existió un abrigo natural a poniente de Montjuïc y consecuencia de las aportaciones materiales se iría cegando y secando hasta hacer imposible su empleo. Curiosamente  Pere Gil en Geografia de Catalunya[17]  publicado en 1598 o 1600 indica  en su capítulo 5, Dels Monts, Colls, Valls, y Plans de de Terra de Cathaluñya : Y dels ports de Mar principals que te lo mar de Cathaluña cita las calas son innumerables: (…) Mont Gat, Moll de Barcelona, Mont Juyc siendo el único autor que menta todavía Montjuïc como abrigo en la edad Moderna, cuando se considera que el abrigo natural dejó de ser practicable en los primeros años de la nuestra Era.

Bibliografía



[1] Ora Maritima. El poema fue escrito en el siglo IV d. C. pero se basa en textos anteriores posiblemente Vo Vi a. C.
[2] Texto completo traducido al español.  Ora Marítima.
[3] Seguímos la reseña efectuada por José María Jaúregui en el Capítulo I de la Memoria del Puerto de Barcelona, 1930-1935. Reseña histórica del Puerto de Barcelona y de los abrigos marítimos de la costa próxima. Páginas 11 a 56
[4] Majus  puede ser el rio Foix o el  Gaià. Debido a la diversidad de textos con distintas puntuaciones nos remitimos al artículo  Las costas de España en época romana de  Antonio Bláquez.
[5] José María Jaúregui. Memoria del Puerto de Barcelona, 1930-1935. Reseña histórica del Puerto de Barcelona y de los abrigos marítimos de la costa próxima. Páginas 11 a 56
[6] Los restos arqueológicos en la zona son mínimos debido a las obras realizadas en la zona durante años.
[7] El pragmatismo romano. Pocos pueblos  se adaptaban a la situación como ellos.
[8] El nucli ibéric de Montjuïc. Les sitges de Magoria o de port. ,Quaderns d’Arqueologia i Història de la Ciutat de Barcelona
[9] Jarrega Domínguez, R. El port romà de Barcino (Barcelona) i el praecfetus orae maritimae laeetanne. Un posible portus comercial
[10] Puerto en catalán.
[11] Ver bibliografía y enlace
[12] Estanque en catalán.
[13] Pequeño lago al pie de Montjuïc, fruto de un banco de arena que cerró un espacio marítimo, cauce de un rio, arroyo que hasta 1858 existió.
[14] Novoa y Alemany
[15] Jaúregui. Paginas 11 a 20
[16] Jaúregui. Paginas 11 a 20
[17] Pere Gil,  Geografia de Catalunya. Edición de la Societat Catalana de Geografia, Institut d’Estudis catalans, Barcelona, 2002