Archivo de la categoría: Instituciones Medievales Catalanas

El puerto medieval de Barcelona: et utilitati et splendori ciuitatis conducit.

 

Al estudiar el puerto medieval de Barcelona de nuevo nos encontramos con el problema de su ubicación aunque  esta vez encontramos no sólo fuentes arqueológicas, sino  escritas  lo que permite su localización de una manera más precisa.  En primer lugar cabe decir que paralela a la playa de la  ciudad  se forma una barra de arena  denominada tascha o tasques  consecuencia  de la acumulación de sedimentos de las riadas y aluviones procedentes de los ríos Besós y Llobregat.  Esta formación si bien no era una garantía para el fondeo de buques sí que permitía un resguardo amplio aunque esta seguridad es relativa pues  Mikel Soberón [1]   cita  una nota del trabajo de Carrère[2] que indica que en 1451  durante un temporal un buque optó buscar refugio en Salou antes de permanecer en Barcelona y es que a tenor de las fuentes de la época los temporales eran comunes y muy violentos.. amén de los robos. La primera descripción de las tasques la tomamos del trabajo de Antonio Capmany : no era de tan poca consideracion el fondo de la playa  de Barcelona , quando admitÍa embarcaciones que precisamente debían de calar mucha agua. En efecto, de la profundidad que tenía en otros tiempos el surgidero de esta ciudad habla menudamente un historiador de Génova del siglo XV. Este es Antonio Gallo, quien en la relacion del bIoquéo que por los años 1466 una esquadra de aquella República intentó poner á Barcelona, describe la cercanía de este pueblo al mar; la circunferencia de sus murallas bañadas de las mismas olas; la eminencia y magnífica vista de Monjuích, su torre y el uso de su atalaya para las señales, á la manera que aún hoy se executan para el servicio del comércio de aquella plaza.  Habla tambien de la barra de arena, conocida con el nombre de Tascaas, que entonces defendía la entrada del puerto o dársena , formando varios canales de hasta catorce pies de profundidad, unicamente conocidos por los prácticos de la tierra; pero asegura que el anclage pasaba de quarenta pies de agua en algunos parages.  Gerónimo Piulo, que escribía por los años 1491, confirma en algún modo !a bondad del surgidero ,bien que no puntualize la medida: pues asegura que era bastante profundo excepto en el parage de las tascas. Este baxío o barra fué padrastro muy antiguo de aquel puerto, porque desde mediados del siglo XIV era conocido con la misma denominación y en mismo’ sítio que actualmente ocupa[3].

1150506111111 (5)
Aspecto de Barcelona según la reconstrucción de Durán y Sampere
Rodalia de Corbera

Amén de la profundidad y posible ubicación, en la nota correspondiente del original[4] indica la distancia de las mismas a la playa es de 100 pasos. Lógicamente se trataría de 100 pasos italianos  según Soberón[5]  y serían entre 1.73 metros y 1.94 metros (la primera veneciana, la segunda napolitana) por lo que la distancia sería entre 173 a 194 metros aproximadamente.  La ubicación de las barras o mejor dicho su punto de partida, no es del todo segura pero como más abajo se verá esta se iniciaba a la altura del parque de la Ciudadela, en concreto frente al monasterio de Santa Clara tal y como indica Jaúregui [6]en su magnífica descripción.

Croquis B
La interpretación de Jaúregui nos muestra la ubicación del primer muelle y la del segundo
Croquis B

Estas tasques si bien no eran como se ha visto un elemento que garantizaba el abrigo en caso de temporal si permitían el fondeo de naves y  su carga y descarga mediante el uso de pequeñas embarcaciones, los barqueros que tenían  per art, ofici o labor carregar o descarregar mercaderies, robes e altres havers de les naus, galees, barques e altres fustes maritimes[7], cofradía[8] fundada en 1380. El espacio entre las tasques y tierra era  denominado plaia de la ciutat bajo jurisdicción de la ciudad. Este espacio según Cubelles y Puig [9] es el fruto del incremento del poder municipal, Consell de Cent, sobre el real  lo cual permitirá una gestión de lo que se denomina fachada marítima. Ello es muy importante pues las obras del puerto parten de la iniciativa en 1434, 14 de abril, por parte del Consell de Cent.  Ahora bien ¿qué induce a la ciudad a querer construir un puerto?  En primer lugar cabe indicar una primera que es la seguridad de las naves y tráfico de las mismas acorde con las nuevas prácticas mercantiles y legislativas, así como el avance de la costa hacia el mar que acabaría cegando el fondeadero, el crecimiento del tráfico marítimo, la respuesta a la crisis del XV como medida proteccionista y un incremento en la carga impositiva. Soberón[10] añade que el fin es conseguir un puerto, on stara segura la maior nau del mon.  Cabe decir que anteriormente las únicas obras que se habían realizados eran muelles de madera normalmente para recepciones reales, aunque luego se destinaban como elemento para facilitar la carga y descarga que apenas se mantenían  pero que la ciudad gravaba.

 

Muelle 1439
La interpretación de Soberón del muelle de 1439,. 1) Torre Nova.  2)Convento de Santa Clara. 3)Plaza dels Forments.  4)Convento Fra Menors o Framentors.     5) Drassanes

Seguir leyendo El puerto medieval de Barcelona: et utilitati et splendori ciuitatis conducit.

Anuncios